martes, 21 de septiembre de 2010

Ahogada en la fregona




Estoy de bajón y boca abajo. Mi pincel se ha puesto en huelga general, se ha solidarizado con la movida española. Estos dos días de lluvia seguidos me han tocao la fibra tonta. Bajaba ayer diluviando hacia el taller de pintura, cargada hasta arriba y preparada para empezar un nuevo curso. Compañeros nuevos y viejos y ese olor que me fascina mezcla de aguarrás y trementina que ya me engancha más que la yerba...

Primer cuadrin de la temporada, algo pequeñito y con un toque esotérico, tan diferente a lo que he estado pintando que llevo todo el día de bajón, con falta de autoestima y con ganas de darle una patada y tirarlo por la ventana en cuanto llegue a las 17:00h.

No se si han sido los filetes rusos que he comido, no se... toy rayada de pintar y sin embargo iré a pintar. A pesar de tener la cabeza en el abismo del no-future.XDDD. Ni caso.

1 comentario:

JuanJo dijo...

¿Síndrome postvacacional o cambio estacional?

La de-compresión atmosférica nos influye a todos. Las (B)orrascas no sólo se cuecen en el cielo...

Estoy intrigado en ese toque esotérico... tal vez ese cuadro, desde el alternativo universo en el que ya existe y está terminado, te está pidiendo quedarse allí, al otro lado de la ventana (fuera). Je, qué paranoia...
... así que, sin verlo, pareciérame en él dibujado una silueta tras una ventana que sin estar dentro está al otro lado.