miércoles, 10 de octubre de 2007

Cuando vuelvas...


El ginkgo (árbol de los 40 escudos) es único en el mundo. Se le conoce como el portador de la esperanza, cuentan que en Hiroshima se refugió un hombre en su sombra. Y los dos sobrevivieron a la bomba atómica.
Si te interesa: http://es.wikipedia.org/wiki/Ginkgo_biloba

TANKA por YOSANO AKIKO

Traducción del japonés:
En vestiduras de oro
Ellos parecen pajarillos
Danzando en el cielo
Las hojas del árbol del Ginkgo
Flotando bajo el último sol.

Hace más de 1.400 años que nacieron los tanka. Su origen se cree que fue para transmitir mensajes secretos entre amantes. Estos breves poemas estaban encriptados para que nadie pudiera descubrir su secreto.


TANKAS DE JORGE LUIS BORGES:

La ajena copa,
La espada que fue espada
En otra mano,
La luna de la calle,
¿Dime, acaso no bastan?


Alto en la cumbre
Todo el jardín es luna,
Luna de oro.
Más precioso es el roce
De tu boca en la sombra.

La voz del ave
Que en la penumbra esconde
Ha enmudecido.
Andas por tu jardín.
Algo, lo sé, te falta.

Cosas de la composición: En algún punto del tercer verso, va a existir una imagen que relaciona o liga los dos primeros versos con los dos últimos.

Jugando con los versos de Borges:
En otra mano,
luna de oro
ha enmudecido.


Siempre te descubro en la ausencia...

5 comentarios:

JBG1248 el Blog de Alexis dijo...

Hace más de 1.400 años, mensajes secretos entre amantes, poemas encriptados para guardarlos ocultos, ¿hermoso no? se pone de manifiesto que el amor y sus efectos colaterales son la constante desde el principio de la humanidad, quizás la fuente de inspiración mas creativa de todas las posibles, los sentimientos en ambas direcciones, son el motor de todo ser vivo, estética y luminosidad, dan un toque de distinción a esta entrada, y en honestidad a tus juegos con los versos, yo te dejare lo apropiado al niño que perdió la risa por tonterías, y le invadió la pataleta, leta, leta, jajajaja, beso Alexis

Más despertaste tú mis ilusiones
con falsas frases de cariño,
y dejaron su tumba las pasiones
y te entregué mi corazón de niño.

No extraño que quisieras provocarme,
ni extraño que lograras incendiarme;
porque fuiste capaz de sospecharme,
pero no eres capaz de comprenderme.

No esperes ya que tu piedad implore,
volviendo con mi cariño a importunarte;
aunque rendido el corazón te adore,
el orgullo me ordena abandonarte.

Antonio Plaza

raindrop dijo...

Es curioso: los amantes quisieran contar su sentir a los cuatro vientos (¡que todos lo sepan!), pero al final siempre se acaba encriptando ese mensaje que se quiere hacer público.
Personalmente, a mí me parece delicioso. Es como un rito iniciático: el que quiera saber algo, que se lo trabaje. El mensaje está ahí para todos, pero no todos lo entenderán (los menos interesados desistirán).

saludos

Susana dijo...

El amor es absolutamente iniciático... es un camino, una escuela, un viaje hacia el Origen.

A veces pienso que somos hijos de una tragedia cósmica...

JuanJo dijo...

Y en una comunicación encriptada, sólo a emisor y receptor interesa el mensaje....

Ya me falta muy poquito Susana.
;-)

C.A.A. dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.