lunes, 1 de octubre de 2007

Cuando los ángeles caen uno tras otro...

Caen y el cielo se desploma sobre todos nosotros. Cada día miles de ángeles caminan vagando solos entre las multitudes del progreso.
Bueno progreso, en realidad solo el 20% de la humanidad vive en el llamado progreso, el resto pues yo creo que no sabemos ni donde están. Demasiada complejidad. Impactos de información en masa matando cada día nuestra inocencia, y la alegría interior desvaneciéndose lentamente y buscando refugio. A veces en pseudoamores, a veces en drogas, otras quien sabe en qué.

Los hay que directamente matan su ángel interior. Los hay que prefieren matar el ángel interior del otro. Los hay que ni siquiera saben que es ser. Los hay que aún no han nacido. Haberlos haylos... He visto morir ángeles, en los ojos de todos aquellos que mueren con cada ilusión que muere. En las lágrimas de la impotencia. En el frio de los sin-corazón.

Y en cada muerte de uno de ellos sabes que tú mueres también, porque es naturaleza común. Y nos da igual. Nos perdemos entre el orden y el caos, la luz y la oscuridad. ¿Y lo humano?
Lo humano sumergido en una mediocridad que nos lleva hacia el fracaso. Pero nos da igual. Aún pensamos que es más barato pagar la multa que arreglar las cosas.


P.D Dedicado al OKI (foto) por sus años de amistad y de conciencia social. Un beso

2 comentarios:

JBG1248 el blog de Alexis dijo...

Siempre en momentos de reflexión, en ese revoltijo de traspapelados recuerdos, encuentras aquel ángel que fuiste, y te engulle en el ojo del huracán que fue, aflorando los sentimientos impregnados de esa nostalgia que te transporta en el tiempo, para escenificarlos de nuevo, hasta que la realidad en su perversa crueldad, baja el telón del escenario, quedando sumergido en una amalgama de contradicciones, angustia por lo perdido, fragmentos de culpabilidad, por observar como se desploman los demás, vislumbrando en sus miradas angustias tan familiares, que dan paso a la depresión; del patio de butacas vacío, entonces con la mirada perdida, comienzas a caminar, haciendo camino al andar, al andar se hace camino, y al volver la vista a tras, se ve la senda que lloras, por no poder regresar, solo te queda ya, vagar en tu caminar, aumentando la suma, en un ángel caído mas. ¿puedo besarte aqui? besooooo

raindrop dijo...

"Yo haré que queden en Israel siete mil cuyas rodillas no se doblaron ante Baal, y cuyas bocas no lo besaron". (1º Reyes 19:18)

Ni te imaginas cuántos ángeles quedan trabajando de incógnito...

Besos